miércoles, 4 de marzo de 2015

El ABC del diseño

MARIA DEL PILAR ROVIRA SERRANO

El ABC del diseño

El abecedario como pretexto para generar debate: una letra por cada una de las características del diseño.

  • 42Me gusta
  • 211Seguidores
  • 24Opiniones
  • Enviar
  •   
Mi amigo Marcelo es profesor en un máster dirigido principalmente a diseñadores, arquitectos e ingenieros. Un día me contó que al entrar en clase se encontró con los alumnos discutiendo, y eso era algo poco habitual. Intrigado por ese repentino cambio de actitud se interesó por el tema del debate: los estudiantes estaban discutiendo cómo se usaba un escalímetro, sin que ninguno de ellos acertara con su explicación. Lo interesante de esta historia no es que unos técnicos titulados desconozcan el uso de un instrumento básico en su profesión, lo relevante es que después de meses de convivencia en el aula por fin se relacionaban entre ellos. Al menos así es como recuerdo esta historia.
El motivo por el cual los seres humanos iniciamos un diálogo debería ser irrelevante: la previsión meteorológica, el fútbol, las vacaciones de verano, el uso de un escalímetro o el abecedario, como es el caso que nos ocupa. Se trata de buscar un pretexto para generar debate, no polémica. Esta es mi elección personal, ¿cuál es la suya?

A

A·lfabeto. Todos los seres vivos tenemos la capacidad de comunicarnos y, particularmente, los seres humanos pensamos, hablamos y escribimos —si bien es cierto que unos lo hacemos con más frecuencia que otros—, y para hacerlo necesitamos del alfabeto, que es la base de la comunicación humana.1

B

tra·B·ajo. El trabajo, la acción y efecto de trabajar, supone intentar conseguir algo, generalmente con esfuerzo. Aquí el esfuerzo es la palabra clave, puesto que todo es posible si le echamos ganas.2

C

C·uriosidad. Somos curiosos; la naturaleza nos hizo curiosos. La curiosidad (interés, iniciativa, inquietud, energía, pasión, etcétera) es la manera que tenemos para relacionarnos con nuestro entorno, es lo que nos ha permitido evolucionar para llegar hasta donde estamos y debería ser el combustible de nuestro motor (espíritu).3

D

D·iseño. El diseño es funcional, intangible, atemporal y universal; una manera de diferenciarnos. El diseño, en cualquiera de sus modalidades (espacios, gráfico, indumentaria, producto) es el valor añadido que necesitan las personas y las organizaciones (y los productos que ofrecen) para competir.4

E

E·spacio. El diseño de espacios consiste en materializar propuestas simbólicas a través de la distribución o redistribución de espacios interiores y exteriores, de espacios domésticos, comerciales o industriales5.

F

F·unción. De manera muy simplificada, todo diseño debería tener una función práctica (que tenga una utilidad), una función estética (que represente un valor cultural compartido por una comunidad) y una función simbólica (que signifique algo para las persona).6

G

G·ráfico. El diseño gráfico consiste en materializar propuestas simbólicas a través de la configuración, representación y transmisión de la información y significados por medio de la combinación de signos, letras, palabras, dibujos e imágenes.7

H

H·umor. No nos deberíamos tomar la vida en serio, por lo que el humor tendría que ser el estado afectivo más habitual en todos nosotros.8

I

I·ndumentaria. El diseño de indumentaria consiste en materializar propuestas simbólicas a través del dibujo textil y la confección de ropa, zapatos y otros complementos para humanos y no humanos.9

J

J·uego. El juego es una de las mejores maneras que tiene el ser humano para aprender y, además, también sirve para oxigenar nuestro intelecto.10

K

K·reativität. La creatividad es una poderosa fuerza que impulsa el progreso, de manera espontánea (inspiración) o de manera impulsada (transpiración), y es vital para los diseñadores.11

L

L·eer. Vivimos en un mundo global que debemos conocer, porque la información es poder; y aquí entra en juego la lectura, no sólo de textos sino también de símbolos, imágenes, situaciones, contextos, relaciones, distancias, silencios, entre otros.12

M

M·anagement. La gestión es importante, y la gestión del diseño lo es aún más, puesto que supone el desarrollo, organización, planificación y control de los recursos de diseño al alcance de una empresa para conseguir productos, comunicaciones y entornos eficaces, centrados en el usuario y coherentes con los objetivos de la empresa.13

N

N·ecesidad. Las necesidades son el motor de los impulsos humanos (pregunten a Abraham Maslow), y los diseñadores deberíamos conocer estas necesidades a la hora de diseñar, especialmente si tenemos en cuenta que el diseño es una actividad de innovación centrada en el usuario.14

O

O·portunidad. Un diseño de éxito es un diseño oportuno, que aparece en el momento más conveniente.15

P

P·roducto. El diseño de producto consiste en materializar propuestas simbólicas a través de la creación de objetos físicos diversos con finalidades diversas; concretamente, las partes que entrarán en contacto físico o psíquico con el ser humano.16

Q

Q·uipo. Saber trabajar en equipo, especialmente en equipos heterogéneos, interdisciplinares, multidisciplinares, interculturales y multiculturales, es una competencia transversal imprescindible para los diseñadores del siglo XXI.17

R

R·esponsabilidad. Los diseñadores deberíamos ser profesionales comprometidos con la sociedad y el medio ambiente, porque somos responsables de nuestro diseño: hoy, ante nuestro cliente, el cliente de nuestro cliente, el sector y el mercado; pero, mañana, seremos responsables ante las generaciones futuras.18

S

S·entidos. El cliente no solo quiere poseer objetos tangibles, también quiere comprar experiencias; quiere que le relaten una historia para sentir emociones. En respuesta a las inquietudes del mercado, los diseñadores deberíamos trabajar con los sentidos y para los sentidos; no únicamente la vista y el tacto, sino también el oído, el gusto y el olfato. Este es uno de los grandes retos del diseño del siglo XXI.19

T

T·hinking. A finales de la primer década del siglo XXI, junto a la innovación y al diseño, aparece elDesign Thinking, no sólo como una forma de pensar, sino especialmente como una forma de trabajar, que va más allá del mundo del diseño.20

U

U·niversal. El diseño universal (diseño inclusivo o diseño para todos) sirve de soporte a la diversidad y a la sostenibilidad, por lo que debe tener en cuenta la diversidad humana, la inclusión social y la igualdad. Por ello, el diseño para todos debería ser un elemento clave en las estrategias pro-activas del desarrollo sostenible (social, ambiental y económicamente).21

V

V·iajar. Hay que ser cosmopolita, ciudadanos del mundo, porque viajar abre la mente.22

W

W·eb. El mundo cambia, y también nuestra manera de pensar, de acceder a la información y de relacionarnos. Lo queremos todo (simultaneidad) y lo queremos ya (inmediatez). Somos globales y digitales, y la clave de una gran ventaja competitiva es dominar el tiempo (aprovecharlo mejor) y el espacio (reducir distancias).23

X

X. La ‘equis’ es el símbolo utilizado para representar la primera incógnita de un sistema de ecuaciones, ¿Por qué ‘equis’? Porque el diseño es investigación y está dotado de un método de trabajo riguroso que denominamos metodología proyectual.24

Y

e. La ‘ye’ es el símbolo utilizado para representar la segunda incógnita en un sistema de ecuaciones. ¿Por qué ‘ye’? Por que la ‘equis’ está muy vista y el diseño es innovación, un factor de cambio no tecnológico que mejora la competitividad, y un complemento imprescindible de la innovación tecnológica para la economía mundial.25

Z

Z·zz. Necesitamos tiempo para pensar, tiempo para planificar, tiempo para hablar, tiempo para leer, tiempo para escribir pero, por encima de todo, necesitamos tiempo para descansar.26







Fuente : http://foroalfa.org/articulos/el-abc-del-diseno
Autor
Maria del Pilar Rovira SerranoPALMA DE MALLORCA
Edición
Fernando Rodríguez ÁlvarezD.F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada