martes, 1 de abril de 2014

CÓMO PREPARAR UN BRIEF PARA UN PROYECTO DIGITAL

CÓMO PREPARAR UN BRIEF PARA UN PROYECTO DIGITAL

 por Javier Cerezo
Brief Digital
Cualquier proyecto digital o no que quiera alcanzar sus objetivos debe comenzar primero con un brief a su altura, en el que se reúna la información básica para conocer el punto de partida del proyecto y de la marca, de manera que podamos conducir a su destino por el camino óptimo.
La preparación de este documento puede tener gran trascendencia dependiendo de las características del proyecto ya que en él se plasmarán una serie de datos y se tomarán decisiones que posteriormente van a afectar a todo el equipo humano que se involucre en el mismo.
No obstante, de la teoría a la práctica la distancia puede ser un mundo. En ocasiones no se logra el brief idóneo porque cada cliente, agencia o profesional tiene unos métodos de trabajo propios que no encajan o no se ajustan a las necesidades del plan. Por ello, aquí os damos algunas claves para estructurar bien un brief para proyectos digitales:
  1. Situación actual¿Cuál es el punto de partida? Redactar unas líneas para situar rápidamente a toda persona a la que llegue el briefing sobre la situación actual de la marca, su competencia, el sector y cualquier dato relevante que pueda influir a la hora de desarrollar el trabajo.
    ¿Cuál es su actual presencia online? ¿tiene página web? ¿de qué tipo? ¿cuál es su presencia en redes sociales? ¿ha realizado anteriormente otras acciones de comunicación en Internet? ¿conoce qué acciones de marketing online está haciendo su competencia? ¿sabe qué se dice sobre su marca o sus productos en la red?
    Según la tipología del proyecto y si anteriormente ya se han implementado otras acciones online, será necesario recabar un histórico de algunos indicadores como:
    • Analítica web. Tráfico, tiempo de permanencia, % de conversión, fuentes de adquisición, etc.
    • Redes sociales. Actividad, comunidad, engagement, alcance, etc.
    • Email marketing. Nº de envíos, % de apertura, clics, % de conversión, etc.
    • SEO. Uso de palabras clave, páginas indexadas, links entrantes, etc.
    Por otro lado, realizar un estudio de la competencia o benchmarking nos ayuda a conocer el estado actual de las estrategias digitales que llevan a cabo el resto de competidores que forman parte de nuestro mercado, de forma que podamos considerar otras opciones para nuestra estrategia.
  2. Objetivos¿Qué busca conseguir el cliente? Venta, generación de leads, tráfico, fidelización, marca, visibilidad, modificar percepción, comunidad, etc.
    Indicar objetivos de negocio y de comunicación tanto generales como específicos. Deben estar en sincronía con los objetivos globales de la marca. Una vez definidos, se establecerán los KPIs de medición del proyecto.
  3. Público objetivo¿A quién debemos llegar? Definir a partir de información interna y externa los posibles segmentos diferenciando más allá de criterios demográficos: edad, género, residencia, idioma, clase socioeconómica, cultural, profesional, intereses, insights, patrones de consumo, perfil tecnográfico, etc.
    Cuanto mayor sea el conocimiento que tengamos del público objetivo, más fácil será determinar cuáles serán los caminos más idóneos para llegar hasta él.
  4. Estrategia. Actualmente las posibilidades en el entorno digital son muy amplias: SEO/SEM, email marketing, social media, apps, publicidad online, etc. Aunque no todas conducen a un objetivo de la misma forma y en el mismo periodo de tiempo, por lo que a la hora de definir el plan de acción hay que saber también cuáles son los medios propios y ganados con los que cuenta el cliente, por eso es importante recabar bien la información en el primer punto.
  5. Tiempos. Detallar los tiempos hasta el lanzamiento del proyecto, teniendo en cuenta si es necesario que intervengan otros profesionales durante el proceso: planificación publicitaria, programación, creatividad, etc. Señalar también si se contemplan distintas fases para su desarrollo.
  6. Condicionantes. Indicar cualquier limitación con la que cuenta el proyecto a todos los niveles: creatividad, presupuesto, tiempos, tecnología, etc. Especificar bien este apartado evita demoras y no alejarnos de los objetivos establecidos.
  7. Documentación adicional. Resto de información de utilidad para complementar el brief: estudios de mercado, históricos de campañas, manual de marca, campañas de la competencia, etc.
Por último, una máxima que debe respetarse durante todo el proceso es la concisión. A la hora de presentar el briefing a los equipos involucrados es importante que toda la información sea lo más clara y sintética posible. Los apartados deben resumirse en pocas líneas que transmitan lo esencial.
El buen entendimiento con el cliente y la capacidad para extraer los detalles marcarán la diferencia para lograr el brief que conduzca a un gran resultado.

Fuente: http://www.brandalismo.es/digital/como-preparar-un-brief-para-un-proyecto-digital/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada